Síguenos!
Diccionario de Budismo
a b c d e f g h i j k l m n o p q r s t u v w x y z #

Téminios que Inician con: F

Fa ch'üan

Fa ch'üan

(fechas desc.)

Sacerdote de la escuela Shingon en la China, que vivió durante la dinastía T'ang. (“Los Principales escritos de Nichiren Daishonin” Glosario Vol. I – II 1995 – 1998 SGIAR)

Fa tao

Fa tao

(En jap.: Hodo.

(1086 1147) Sacerdote que reconvino al emperador Hui tsung de la dinastía Sung cuando éste intentó reestructurar la orden de sacerdotes budistas. Fue exiliado a Tao chou. (“Los Principales escritos de Nichiren Daishonin” Glosario Vol. I – II 1995 – 1998 SGIAR)

Fa tsang

Fa tsang

(643 712) Tercer patriarca de la escuela Hua yen (en jap.: Kegon) en la China. Aprendió las enseñanzas de Chih yen y contribuyó notablemente a la sistematización de la doctrina Kegon. (“Los Principales escritos de Nichiren Daishonin” Glosario Vol. I – II 1995 – 1998 SGIAR)

Fa yun

Fa yun

(467 529) Sacerdote de la China Liang, considerado uno de los tres grandes maestros de la dinastía Liang, junto con Chih tsang y Sengmin. Renunció a la vida secular cuando tenía siete años y estudió con Sengyin. A los treinta, disertó sobre el Sutra del Loto y el Sutra Vimalakirti, razón por la que logró gran renombre. En 508, fue nombrado sacerdote principal del templo Kuang che ssu por el emperador Wu, quien, a menudo, lo invitaba a la corte a dar conferencias, y lo ayudaba a traducir escrituras. El emperador Wu construyó el templo Fa yun ssu para este sacerdote en 519 y, en 525, lo nombró administrador general de los monjes (en japonés daisojo), el rango más alto dentro del sacerdocio. Fa yun escribió un comentario sobre el Sutra del Loto titulado Hokke Giki (Apuntes sobre el Sutra del Loto). (Argentina Seikyo Nro. 836 20/10/1997)

Fe

Fe

Hay dos palabras sánscritas que suelen traducirse como fe o creencia: sraddha y prasada. La raíz de la partícula –da- dentro de sraddha, es "depositar", de modo que sraddha sería "depositar nuestra fe" o "hacer surgir la fe". Esto corresponde al primer estadio de la práctica budista. En las antiguas escrituras hinduístas conocidas como los Vedas, anteriores a los escritos budistas, sraddha se emplea con la acepción de "poseer curiosidad sobre algo" o "ansiar". Se dice que la fuente del sentimiento religioso es el asombro. Sraddha abarca los significados de asombro y de ansiar ese objeto de asombro. Es un sentimiento de respetuosa veneración hacia algo que está más allá de la experiencia inmediata de uno. El que carece de esta clase de reverencia y vive gobernado por pasiones y deseos se llama icchantika, en los textos budistas. Es decir, quien no tiene fe en el Budismo ni aspira a la iluminación. La práctica budista comienza por despertar el sraddha. Luego, a medida que progresa la práctica, adquirimos la sabiduría que viene de experimentar eso que antes era inconcebible, y avanzamos hacia la iluminación y sus beneficios. En el Sutra Kegon se describe el sraddha como "el fundamento de la práctica" y la "madre de todos los beneficios". La "fe" es el sraddha, dentro del principio budista de ingresar en la Budeidad mediante la fe (Ishin tokunyu). Nichiren Daishonin escribe: "tener fe es la esencia del Budismo". También hay otro término budista para hablar de la fe: prasada. Prasada expresa pureza y claridad, como en la imagen de una voz de timbre luminoso o del agua cristalina y límpida. Se lo emplea para describir el purísimo estado de vida de alguien que despejó su confusión a través de escuchar las enseñanzas del Budismo. Se lo traduce al chino a través de dos ideogramas que significan "fe pura". Este estado de fe pura nos brinda una paz permanente, que no se perturba ante ninguna circunstancia, y abre en nosotros la conciencia de la dignidad y de la igualdad de todos los seres vivientes. La función correcta de la fe es limpiar la mente, la vida y el corazón, restituirles pureza. Sólo cuando uno tiene pureza de mente y de corazón, logra hacer surgir su sabiduría inherente. La fe purifica la razón, la fortalece, la eleva. La "fe pura" es, al mismo tiempo, razón rigurosamente puesta a prueba y también fe purificada y perfeccionada. Cuando escuchamos hablar por primera vez de las enseñanzas budistas, sentimos un maravilloso asombro respetuoso, y entonces surge en nosotros la "fe reverente" (sraddha). Así iniciamos nuestra práctica budista. Mediante el proceso de "creencia y comprensión" (adhimukti), cultivamos y perfeccionamos nuestra vida, y nos desarrollamos para lograr la conciencia de que todos los seres vivientes son iguales y que poseen dignidad sin excepción: he aquí la "fe pura", el prasada. "Hay otra clase de fe, que en sánscrito se denomina bhakti. Es la fe ardiente y absoluta en una deidad. El significado originario de bhakti es ‘compartir’ o ‘ser parte de’. Bhakti se emplea, por ejemplo, en referencia a lograr la inseparabilidad con Brahma, que según el hinduísmo es el origen y el continente de todos los seres. Es una fe que conduce a la unificación con cierto ser místico que trasciende lo individual; implica una práctica en que el sujeto entrega su identidad a un ser superior. Bhakti suele utilizarse, a menudo, en textos indios, para referirse a la fe absoluta en una deidad, pero casi nunca aparece en textos budistas. Bhakti es una clase de fe esencialmente distinta de la que expone el Budismo". (Haruo Suda en La sabiduría del Sutra del Loto: Diálogo sobre la religión en el siglo XXI, Sección 11, fascículo 6, p. 22

Fe, Práctica Y Estudio

Fe, Práctica Y Estudio

Los tres principios de la práctica del Budismo de Nichiren Daishonin. La fe significa creer en el Gohonzon de las Tres Grandes Leyes Secretas. La práctica se realiza para la propia felicidad y para enseñar y posibilitar a los demás la realización del daimoku de Nam myoho renge kyo. El estudio significa profundizar y comprender las enseñanzas budistas. De los tres, la fe es el principio más importante para el logro de la Budeidad. De ella, surgen la práctica y el estudio; a su vez, la práctica y el estudio sirven para profundizar la fe. En «La verdadera entidad de la vida», Nichiren Daishonin dice: «Crea en el Gohonzon, el supremo objeto de veneración en el mundo [...] Esfuércese en los dos caminos de la práctica y el estudio. El Budismo no existe fuera de ellos. Pero no sólo debe perseverar usted, sino también enseñar a los demás. Tanto la práctica como el estudio surgen de la fe. Enseñe a los demás con toda su capacidad, aunque sólo sea una frase o fragmento» (Los principales escritos de Nichiren Daishonin, vol. 1, pág. 95). (Argentina Seikyo Nro. 836 20/10/1997)// El capítulo 5 del Sutra del Loto termina con las siguientes palabras de Shakyamuni, dirigida a sus discípulos: "Lo que estáis practicando es el camino del bodhisattva; a medida que avancéis paso a paso en la práctica y en el estudio sin falta llegaréis a lograr la Budeidad"(Citado por Haruo Suda en La sabiduría del Sutra del Loto: Diálogo sobre la religión en el siglo XXI, Sección 7, fascículo 4, p. 17)// "La vida posee momentos gratos y horas amargas. Pero si uno tiene profunda fe, todos estos fenómenos variables obran para fortalecer los diez factores de la vida contenidos en el estado de Budeidad. (...) La base del Budismo de Nichiren Daishonin está en la fe y consiste en practicar, basados en la fe, de acuerdo con las enseñanzas del Buda". (Daisaku Ikeda en La sabiduría del Sutra del Loto: Diálogo sobre la religión en el siglo XXI, Sección 8, fascículo 4, p. 45)

Fuchu Hokke sandaibu fuchu

Fuchu Hokke sandaibu fuchu

Comentario de Shen chih Ts'ung (1042 1091) sobre los tres escritos principales de T'ien t'ai (Maka shikan, Hokke gengi y Hokke mongn), y sobre los comentarios que Miao lo hizo de ellos. (“Los Principales escritos de Nichiren Daishonin” Glosario Vol. I – II 1995 – 1998 SGIAR) 

Fudo

Fudo

1) Otro nombre para el buda Ashuku (en sánscrito, Akshobhya). Akshobhya significa «impasible». Fudo es la traducción chino japonesa de Akshobhya; Ashuku es una transliteración. 2) Otro nombre del buda Fudochi. 3) Fudo Myoo. (Argentina Seikyo Nro. 836 20/10/1997) 

Fudo Myoo

Fudo Myoo

(en sánscrito, Achala)

 También llamada Fudo. Deidad budista que sirve a los practicantes desafiando los obstáculos y los demonios que impiden la práctica budista. Se la considera la principal de las cinco grandes deidades; las cuatro restantes son Gosanze, Gundari, Daiitoku y Kongoyasha; también es la más importante de las ocho grandes dei dades (las cinco deidades mencionadas, más Ususama, Munosho y Mezu). Se dice que entra en un estado de meditación en el que emite llamas (en japonés, kasho zammai) que destruyen todos los impedimentos kármicos. Debido a que nunca cede frente a un obstáculo, se la llama Fudo (impasible). Se la describe, popularmente, como una figura iracunda, rodeada de llamas, que sostiene una cuerda y una espada. Su nombre está inscripto en siddham, ortografía sánscrita medieval, a la derecha del Gohonzon de Nichiren Daishonin, y significa que los sufrimientos del nacimiento y de la muerte son el nirvana (shoji soku nehan). (Argentina Seikyo Nro. 836 20/10/1997)

Fugen

Fugen

(en sánscrito, Samantabhadra)

 «Universalmente venerado». Junto con Monjushiri, uno de los dos bodhisattvas que cuidaron a Shakyamuni y condujeron a otros bodhisattvas. Se lo muestra, por lo general, a la derecha del Buda, sobre un elefante blanco de seis colmillos. En contraste con Monjushiri, que representa las virtudes de la sabiduría y la iluminación, Fugen representa las virtudes de la verdad y la práctica. En el Sutra Kegon, él realiza diez grandes votos respecto de la práctica budista. En el capítulo « Fugen» (vigésimo octavo) del Sutra del Loto jura proteger el Sutra del Loto y a sus devotos. Se creía que rugen tenía el poder de prolongar la vida, y se le dispensaban rituales esotéricos con este propósito. La devoción hacia Fugen fue popular desde tiempos remotos; todavía existen algunos murales alusivos en Asia central y, también, imágenes en China y el Japón. (Argentina Seikyo Nro. 836 20/10/1997)

Fugen, capítulo

Fugen, capítulo

Vigésimo octavo capítulo del Sutra del Loto. Su título completo es «Fugen Bosatsu Kambotsu» (Los incentivos del bodhisattva Fugen). En la primera parte del capítulo, el bodhisattva Fugen llega de la tierra de Hoitoku Joo Buddha, al este del universo, para rendir homenaje a Shakyamuni y escuchar su prédica. Pregunta qué habrá que hacer para encontrarse con el Sutra del Loto una vez que el Buda haya muerto. En respuesta, Shakyamuni explica los cuatro requisitos (en japonés, shiho): contar con la protección de los budas, plantar numerosas raíces de virtud, llevar a cabo la meditación correcta y despertar la determinación de salvar a toda la gente. El bodhisattva Fugen jura, entonces, proteger y propagar el Sutra del Loto, y a todos aquellos que lo abracen en los tiempos malvados del último Día de la Ley. Shakyamuni, nuevamente, declara las grandes bendiciones del sutra. Toda la asamblea, jubilosa por haber escuchado el Sutra del Loto, lo saluda con reverencia y parte. En el Myoho renge kyo, traducción de Kumarajiva del Sutra del Loto, ése es el final del sutra; pero el Tembon hokke kyo y Sho hokke kyo ubican, ambos, el capítulo «Zokurui» al final. (Argentina Seikyo Nro. 836 20/10/1997)

Fugen, sutra

Fugen, sutra

(Sutra de meditación sobre el bodhisattva Fugen)

Sutra traducido al chino por Dharmamitra de la dinastía Líu Sung. Su título completo es Sutra Kan Fugen Bosatsu Gyoho. Se lo considera una conclusión del Sutra del Loto. A continuación del capítulo vigesimoctavo

Fuhozo innen den

Fuhozo innen den

(Historia de los sucesores del Buda)

También llamado el Sutra Fuhozo. Un registro de los veinticuatro sucesores que heredaron el linaje del Budismo de Shakyamuni y lo propagaron en la India. Chi ch'ieh yeh y T'an yao de la dinastía Liu Sung realizaron la traducción al chino. Según esta reseña, el Buda transfirió sus enseñanzas primero a Mahakashyapa, quien, a su vez, las confió a Ananda. Aryasimha, el vigesimocuarto sucesor fue decapitado por el rey Dammira, y se interrunpió la línea de sucesión. (Argentina Seikyo Nro. 839 20/11/1997)

Fuji Shugaku Yoshu

Fuji Shugaku Yoshu

(Obras selecionadas de la escuela Fuji)

Trabajo de once volúmenes compilado por Nichiko Shonin, quincuagésimo noveno sumo prelado de la Nichiren Shoshu. Consiste en la selección de importantes documentos de Fuji Shugaku Zenshu (Obras completas de la escuela Fuji) junto con explicaciones y comentarios. Incluye el registro de enseñanzas orales de Nichiren Daishonin, debates, escritos relacionados con la doctrina, fundamentos de la fe, la historia de la escuela, y otros asuntos relacionados. (Argentina Seikyo Nro. 839 20/11/1997)

Fuji Shugaku Zenshu

Fuji Shugaku Zenshu

(Obras completas de la escuela Fuji)

Obra en ciento treinta y cuatro volúmenes compilada por el quincuagésimo noveno sumo prelado, Nichiko Shonin. Las principales obras del Fuji Shugaku Zenshu se compilaron para formar el undécimo volumen Fuji Shugaku Yoshu. (Argentina Seikyo Nro. 839 20/11/1997)

Fukyo

Fukyo

(en sánscrito, Sadaparibhuta)

El nombre completo era Jofukyo, pero se lo abrevia, a menudo, como Fukyo. Bodhisattva descripto en el capítulo veinte, «Fukyo», del Sutra dei Loto, quien apareció durante el Día Medio de un Buda llamado lonno, cuando el Budismo estaba declinando y monjes arrogantes ejercían gran autoridad. Este bodhisattva tenía gran respeto por todo aquel con quien se encontraba y le expresaba con sus palabras, alabanzas (más adelante, llamadas los veinticuatro caracteres del Sutra del Loto) que decían: «Los respeto profundamente. No me atrevería a despreciarlos ni a ser arrogante con ustedes, porque todos practicarán el camino del bodhisattva y, seguramente, lograrán la Budeidad». Por eso, se lo llamó bodhisattva Jofukyo (Jamás Despreciar). La gente se mofaba de él y lo atacaba con varas y piedras. Hacia el fin de su vida, escuchó acerca del Sutra del Loto, que había sido propagado por el Buda lonno y pudo abrazarlo, completamente, purificando así sus seis sentidos, y extender su existencia doscientos, diez mil, cien mil nayuta de años y predicar el Sutra del Loto a incontables millones de personas. Todos aquellos que al comienzo lo habían calumniado, lo siguieron y tuvieron fe en el sutra; pero, debido a sus ofensas cometidas en el pasado al haber albergado ira y rencor contra Fukyo, languidecieron en el infierno del sufrimiento incesante por mil kalpas. Por veinte millones de kalpas, jamás se encontraron con un Buda ni oyeron sobre la Ley o vieron a un monje. Con el tiempo, sin embargo, renacieron con el bodhisattva Fukyo, y él los convirtió al Sutra del Loto. En el capítulo «Fukyo», Shakyamuni manifestó que él mismo era el bodhisattva Fukyo en una existencia anterior. Nichiren Daishonin, a menudo, cita la historia del bodhisattva Fukyo para ilustrar el principio de manifestar la iluminación mediante la relación inversa (en japonés, gyakuen). (Argentina Seikyo Nro. 839 20/11/1997)

Fumbetsu kudoku, capítulo

Fumbetsu kudoku, capítulo

(Diferenciación de beneficios)

Capítulo decimoséptimo del Sutra del Loto En el capítulo decimosexto «Juryo», Shakyamuni habla de la magnitud inconcebible de tiempo que pasó desde su iluminación original; y, en el capítulo «Fumbetsu kudo ku», dice que todo aquel que haya escuchado la prédica del Buda acerca de su iluminación original ha obtenido un beneficio incalculable Sin embargo, los beneficio: difieren: el de algunos puede ser más profundo que el de otros, de ahí el nombre de capítulo. Cuando se analiza el Sutra del Loto, según las tres divisiones de la preparación, la revelación y la transmisión, la enseñanza de la revelación de la parte principal comienza con el segundo capítulo, «Hoben», y termina con la primera parte del capítulo «Fumbetsu kudoku»; y la enseñanza de la transmisión, que insta a la futura propagación del Sutra del Loto, comienza con la segunda parte. Esta última expone el beneficio insondable de abrazar y practicar el Sutra del Loto después de la muerte del Buda. Basándose en esta parte, T'ien t'ai formuló los cuatro niveles de la fe y los cinco pasos de la práctica en su Hokke Mongu. (Argentina Seikyo Nro. 845 20/01/1998)

Fumyo

Fumyo

(en sánscrito Shrutasoma)

1) También llamado Shudama o Shudasuma. Nombre del buda Shakyamuni cuando fue un rey, en una existencia anterior, comprometido con el paramita de la observación de los preceptos. Escrituras y tratados difieren, levemente, al respecto. Según el Daichido Ron, el rey Fumyo y otros noventa y nueve reyes (según otras fuentes, novecientos noventa y nueve reyes) fueron capturados por el rey Rokusoku (también llamado Hanzoku) y estuvieron a punto de ser asesinados. Por ello, el rey Fumyo se dirigió al monarca Rukusoku: «Cuando me sacaron de mi país, prometí hacer ofrendas a cierto monje. No es mi deseo evadir la muerte, pero es muy difícil soportar el incumplimiento de una promesa». El rey Rokusoku le concedió siete días de gracia, y el rey Fumyo regresó a su país. Ofreció su dádiva al monje, tal como lo había prometido, y cedió el trono a su hijo. Luego de haber proclamado a su gente que cumplir con las promesas era el precepto más importante, regresó junto al rey Rokusoku, tal como lo había jurado. Aquel quedó tan impresionado por la sinceridad del monarca, que no sólo le concedió la libertad a él, sino a los otros noventa y nueve reyes; luego, se convirtió al Budismo. 2) «Inteligencia universal». Nombre que Kaundinya y otros discípulos shomon llevarían cuando lograran la Budeidad, según el «Gohyaku Deshi Juki», capítulo octavo del Sutra del Loto. Shakyamuni predice que un grupo de quinientos arhats y otro de setecientos llegarían, en el futuro, a ser budas llamados Fumyo. (Argentina Seikyo Nro. 845 20/01/1998)

Funamori Yasaburo

Funamori Yasaburo

 Laico seguidor de Nichiren Daishonin y pescador en Kawana, en la península de Izu. Cuando el Daishonin fue exiliado a Izu en 1261 y abandonado en la playa de Kawana, Funamori Yasaburo y su esposa lo cobijaron y alimentaron por más de treinta días, hasta que aquél fue conducido a la residencia de lord lto Hachiro Zaemon. (Argentina Seikyo Nro. 845 20/01/1998)

Fusión de la realidad y la sabiduría

Fusión de la realidad y la sabiduría

La fusión de la realidad objetiva o la verdad de la naturaleza de Buda inherente a la propia vida y la sabiduría objetiva para comprender dicha verdad. La fusión es el logro de la Budeidad. T'ien t'ai trató este principio en su Hokke Mongu. Nichiren Daishonin definió la Ley subyacente a la fusión de la realidad y la sabiduría como Nam myoho renge kyo. É1 corporificó su propia iluminación la fusión de la realidad y la sabiduría en la forma del Gohonzon, el objeto de veneración. Con respecto a la práctica budista para las personas del Último Día de la Ley, realidad corresponde al Gohonzon, y sabiduría es la fe en el Gohonzon. Cuando uno invoca Nam myoho renge kyo con profunda fe en el objeto de veneración, fusiona su vida con el Gohonzon y logra la Budeidad. (Argentina Seikyo Nro. 848 20/02/1998)

Fuyo, Sutra

Fuyo, Sutra

(en sánscrito, Lalitavistara)

 Sutra de las innumerables acciones benevolentes. Biografía del buda Shakyamuni escrita desde el punto de vista de la tradición Mahayana. En esta obra, el Buda es descripto como un ser sublime que realiza maravillas sobrenaturales. “Acciones benevolentes” indica estos hechos milagrosos del Buda. Se describe su nacimiento, su renuncia a la vida secular, su despertar, la prédica que hizo de la Ley, etcétera, hasta su regreso a Kapilavastu. El Sutra Fuyo es una traducción realizada en 308 por Dharmaraksha en la dinastía Chin del Oeste. Otra traducción china de Lalitavistara, denominada Sutra Hoko Daishogon, data de 683 y fue efectuada por Divakara, de la dinastía T'ang. (Argentina Seikyo Nro. 848 20/02/1998)

Fa ch'üan

Fa ch'üan

(fechas desc.)

Sacerdote de la escuela Shingon en la China, que vivió durante la dinastía T'ang. (“Los Principales escritos de Nichiren Daishonin” Glosario Vol. I – II 1995 – 1998 SGIAR)

Fa tao

Fa tao

(En jap.: Hodo.

(1086 1147) Sacerdote que reconvino al emperador Hui tsung de la dinastía Sung cuando éste intentó reestructurar la orden de sacerdotes budistas. Fue exiliado a Tao chou. (“Los Principales escritos de Nichiren Daishonin” Glosario Vol. I – II 1995 – 1998 SGIAR)

Fa tsang

Fa tsang

(643 712) Tercer patriarca de la escuela Hua yen (en jap.: Kegon) en la China. Aprendió las enseñanzas de Chih yen y contribuyó notablemente a la sistematización de la doctrina Kegon. (“Los Principales escritos de Nichiren Daishonin” Glosario Vol. I – II 1995 – 1998 SGIAR)

Fa yun

Fa yun

(467 529) Sacerdote de la China Liang, considerado uno de los tres grandes maestros de la dinastía Liang, junto con Chih tsang y Sengmin. Renunció a la vida secular cuando tenía siete años y estudió con Sengyin. A los treinta, disertó sobre el Sutra del Loto y el Sutra Vimalakirti, razón por la que logró gran renombre. En 508, fue nombrado sacerdote principal del templo Kuang che ssu por el emperador Wu, quien, a menudo, lo invitaba a la corte a dar conferencias, y lo ayudaba a traducir escrituras. El emperador Wu construyó el templo Fa yun ssu para este sacerdote en 519 y, en 525, lo nombró administrador general de los monjes (en japonés daisojo), el rango más alto dentro del sacerdocio. Fa yun escribió un comentario sobre el Sutra del Loto titulado Hokke Giki (Apuntes sobre el Sutra del Loto). (Argentina Seikyo Nro. 836 20/10/1997)

Fe

Fe

Hay dos palabras sánscritas que suelen traducirse como fe o creencia: sraddha y prasada. La raíz de la partícula –da- dentro de sraddha, es "depositar", de modo que sraddha sería "depositar nuestra fe" o "hacer surgir la fe". Esto corresponde al primer estadio de la práctica budista. En las antiguas escrituras hinduístas conocidas como los Vedas, anteriores a los escritos budistas, sraddha se emplea con la acepción de "poseer curiosidad sobre algo" o "ansiar". Se dice que la fuente del sentimiento religioso es el asombro. Sraddha abarca los significados de asombro y de ansiar ese objeto de asombro. Es un sentimiento de respetuosa veneración hacia algo que está más allá de la experiencia inmediata de uno. El que carece de esta clase de reverencia y vive gobernado por pasiones y deseos se llama icchantika, en los textos budistas. Es decir, quien no tiene fe en el Budismo ni aspira a la iluminación. La práctica budista comienza por despertar el sraddha. Luego, a medida que progresa la práctica, adquirimos la sabiduría que viene de experimentar eso que antes era inconcebible, y avanzamos hacia la iluminación y sus beneficios. En el Sutra Kegon se describe el sraddha como "el fundamento de la práctica" y la "madre de todos los beneficios". La "fe" es el sraddha, dentro del principio budista de ingresar en la Budeidad mediante la fe (Ishin tokunyu). Nichiren Daishonin escribe: "tener fe es la esencia del Budismo". También hay otro término budista para hablar de la fe: prasada. Prasada expresa pureza y claridad, como en la imagen de una voz de timbre luminoso o del agua cristalina y límpida. Se lo emplea para describir el purísimo estado de vida de alguien que despejó su confusión a través de escuchar las enseñanzas del Budismo. Se lo traduce al chino a través de dos ideogramas que significan "fe pura". Este estado de fe pura nos brinda una paz permanente, que no se perturba ante ninguna circunstancia, y abre en nosotros la conciencia de la dignidad y de la igualdad de todos los seres vivientes. La función correcta de la fe es limpiar la mente, la vida y el corazón, restituirles pureza. Sólo cuando uno tiene pureza de mente y de corazón, logra hacer surgir su sabiduría inherente. La fe purifica la razón, la fortalece, la eleva. La "fe pura" es, al mismo tiempo, razón rigurosamente puesta a prueba y también fe purificada y perfeccionada. Cuando escuchamos hablar por primera vez de las enseñanzas budistas, sentimos un maravilloso asombro respetuoso, y entonces surge en nosotros la "fe reverente" (sraddha). Así iniciamos nuestra práctica budista. Mediante el proceso de "creencia y comprensión" (adhimukti), cultivamos y perfeccionamos nuestra vida, y nos desarrollamos para lograr la conciencia de que todos los seres vivientes son iguales y que poseen dignidad sin excepción: he aquí la "fe pura", el prasada. "Hay otra clase de fe, que en sánscrito se denomina bhakti. Es la fe ardiente y absoluta en una deidad. El significado originario de bhakti es ‘compartir’ o ‘ser parte de’. Bhakti se emplea, por ejemplo, en referencia a lograr la inseparabilidad con Brahma, que según el hinduísmo es el origen y el continente de todos los seres. Es una fe que conduce a la unificación con cierto ser místico que trasciende lo individual; implica una práctica en que el sujeto entrega su identidad a un ser superior. Bhakti suele utilizarse, a menudo, en textos indios, para referirse a la fe absoluta en una deidad, pero casi nunca aparece en textos budistas. Bhakti es una clase de fe esencialmente distinta de la que expone el Budismo". (Haruo Suda en La sabiduría del Sutra del Loto: Diálogo sobre la religión en el siglo XXI, Sección 11, fascículo 6, p. 22

Fe, Práctica Y Estudio

Fe, Práctica Y Estudio

Los tres principios de la práctica del Budismo de Nichiren Daishonin. La fe significa creer en el Gohonzon de las Tres Grandes Leyes Secretas. La práctica se realiza para la propia felicidad y para enseñar y posibilitar a los demás la realización del daimoku de Nam myoho renge kyo. El estudio significa profundizar y comprender las enseñanzas budistas. De los tres, la fe es el principio más importante para el logro de la Budeidad. De ella, surgen la práctica y el estudio; a su vez, la práctica y el estudio sirven para profundizar la fe. En «La verdadera entidad de la vida», Nichiren Daishonin dice: «Crea en el Gohonzon, el supremo objeto de veneración en el mundo [...] Esfuércese en los dos caminos de la práctica y el estudio. El Budismo no existe fuera de ellos. Pero no sólo debe perseverar usted, sino también enseñar a los demás. Tanto la práctica como el estudio surgen de la fe. Enseñe a los demás con toda su capacidad, aunque sólo sea una frase o fragmento» (Los principales escritos de Nichiren Daishonin, vol. 1, pág. 95). (Argentina Seikyo Nro. 836 20/10/1997)// El capítulo 5 del Sutra del Loto termina con las siguientes palabras de Shakyamuni, dirigida a sus discípulos: "Lo que estáis practicando es el camino del bodhisattva; a medida que avancéis paso a paso en la práctica y en el estudio sin falta llegaréis a lograr la Budeidad"(Citado por Haruo Suda en La sabiduría del Sutra del Loto: Diálogo sobre la religión en el siglo XXI, Sección 7, fascículo 4, p. 17)// "La vida posee momentos gratos y horas amargas. Pero si uno tiene profunda fe, todos estos fenómenos variables obran para fortalecer los diez factores de la vida contenidos en el estado de Budeidad. (...) La base del Budismo de Nichiren Daishonin está en la fe y consiste en practicar, basados en la fe, de acuerdo con las enseñanzas del Buda". (Daisaku Ikeda en La sabiduría del Sutra del Loto: Diálogo sobre la religión en el siglo XXI, Sección 8, fascículo 4, p. 45)

Fuchu Hokke sandaibu fuchu

Fuchu Hokke sandaibu fuchu

Comentario de Shen chih Ts'ung (1042 1091) sobre los tres escritos principales de T'ien t'ai (Maka shikan, Hokke gengi y Hokke mongn), y sobre los comentarios que Miao lo hizo de ellos. (“Los Principales escritos de Nichiren Daishonin” Glosario Vol. I – II 1995 – 1998 SGIAR) 

Fudo

Fudo

1) Otro nombre para el buda Ashuku (en sánscrito, Akshobhya). Akshobhya significa «impasible». Fudo es la traducción chino japonesa de Akshobhya; Ashuku es una transliteración. 2) Otro nombre del buda Fudochi. 3) Fudo Myoo. (Argentina Seikyo Nro. 836 20/10/1997) 

Fudo Myoo

Fudo Myoo

(en sánscrito, Achala)

 También llamada Fudo. Deidad budista que sirve a los practicantes desafiando los obstáculos y los demonios que impiden la práctica budista. Se la considera la principal de las cinco grandes deidades; las cuatro restantes son Gosanze, Gundari, Daiitoku y Kongoyasha; también es la más importante de las ocho grandes dei dades (las cinco deidades mencionadas, más Ususama, Munosho y Mezu). Se dice que entra en un estado de meditación en el que emite llamas (en japonés, kasho zammai) que destruyen todos los impedimentos kármicos. Debido a que nunca cede frente a un obstáculo, se la llama Fudo (impasible). Se la describe, popularmente, como una figura iracunda, rodeada de llamas, que sostiene una cuerda y una espada. Su nombre está inscripto en siddham, ortografía sánscrita medieval, a la derecha del Gohonzon de Nichiren Daishonin, y significa que los sufrimientos del nacimiento y de la muerte son el nirvana (shoji soku nehan). (Argentina Seikyo Nro. 836 20/10/1997)

Fugen

Fugen

(en sánscrito, Samantabhadra)

 «Universalmente venerado». Junto con Monjushiri, uno de los dos bodhisattvas que cuidaron a Shakyamuni y condujeron a otros bodhisattvas. Se lo muestra, por lo general, a la derecha del Buda, sobre un elefante blanco de seis colmillos. En contraste con Monjushiri, que representa las virtudes de la sabiduría y la iluminación, Fugen representa las virtudes de la verdad y la práctica. En el Sutra Kegon, él realiza diez grandes votos respecto de la práctica budista. En el capítulo « Fugen» (vigésimo octavo) del Sutra del Loto jura proteger el Sutra del Loto y a sus devotos. Se creía que rugen tenía el poder de prolongar la vida, y se le dispensaban rituales esotéricos con este propósito. La devoción hacia Fugen fue popular desde tiempos remotos; todavía existen algunos murales alusivos en Asia central y, también, imágenes en China y el Japón. (Argentina Seikyo Nro. 836 20/10/1997)

Fugen, capítulo

Fugen, capítulo

Vigésimo octavo capítulo del Sutra del Loto. Su título completo es «Fugen Bosatsu Kambotsu» (Los incentivos del bodhisattva Fugen). En la primera parte del capítulo, el bodhisattva Fugen llega de la tierra de Hoitoku Joo Buddha, al este del universo, para rendir homenaje a Shakyamuni y escuchar su prédica. Pregunta qué habrá que hacer para encontrarse con el Sutra del Loto una vez que el Buda haya muerto. En respuesta, Shakyamuni explica los cuatro requisitos (en japonés, shiho): contar con la protección de los budas, plantar numerosas raíces de virtud, llevar a cabo la meditación correcta y despertar la determinación de salvar a toda la gente. El bodhisattva Fugen jura, entonces, proteger y propagar el Sutra del Loto, y a todos aquellos que lo abracen en los tiempos malvados del último Día de la Ley. Shakyamuni, nuevamente, declara las grandes bendiciones del sutra. Toda la asamblea, jubilosa por haber escuchado el Sutra del Loto, lo saluda con reverencia y parte. En el Myoho renge kyo, traducción de Kumarajiva del Sutra del Loto, ése es el final del sutra; pero el Tembon hokke kyo y Sho hokke kyo ubican, ambos, el capítulo «Zokurui» al final. (Argentina Seikyo Nro. 836 20/10/1997)

Fugen, sutra

Fugen, sutra

(Sutra de meditación sobre el bodhisattva Fugen)

Sutra traducido al chino por Dharmamitra de la dinastía Líu Sung. Su título completo es Sutra Kan Fugen Bosatsu Gyoho. Se lo considera una conclusión del Sutra del Loto. A continuación del capítulo vigesimoctavo

Fuhozo innen den

Fuhozo innen den

(Historia de los sucesores del Buda)

También llamado el Sutra Fuhozo. Un registro de los veinticuatro sucesores que heredaron el linaje del Budismo de Shakyamuni y lo propagaron en la India. Chi ch'ieh yeh y T'an yao de la dinastía Liu Sung realizaron la traducción al chino. Según esta reseña, el Buda transfirió sus enseñanzas primero a Mahakashyapa, quien, a su vez, las confió a Ananda. Aryasimha, el vigesimocuarto sucesor fue decapitado por el rey Dammira, y se interrunpió la línea de sucesión. (Argentina Seikyo Nro. 839 20/11/1997)

Fuji Shugaku Yoshu

Fuji Shugaku Yoshu

(Obras selecionadas de la escuela Fuji)

Trabajo de once volúmenes compilado por Nichiko Shonin, quincuagésimo noveno sumo prelado de la Nichiren Shoshu. Consiste en la selección de importantes documentos de Fuji Shugaku Zenshu (Obras completas de la escuela Fuji) junto con explicaciones y comentarios. Incluye el registro de enseñanzas orales de Nichiren Daishonin, debates, escritos relacionados con la doctrina, fundamentos de la fe, la historia de la escuela, y otros asuntos relacionados. (Argentina Seikyo Nro. 839 20/11/1997)

Fuji Shugaku Zenshu

Fuji Shugaku Zenshu

(Obras completas de la escuela Fuji)

Obra en ciento treinta y cuatro volúmenes compilada por el quincuagésimo noveno sumo prelado, Nichiko Shonin. Las principales obras del Fuji Shugaku Zenshu se compilaron para formar el undécimo volumen Fuji Shugaku Yoshu. (Argentina Seikyo Nro. 839 20/11/1997)

Fukyo

Fukyo

(en sánscrito, Sadaparibhuta)

El nombre completo era Jofukyo, pero se lo abrevia, a menudo, como Fukyo. Bodhisattva descripto en el capítulo veinte, «Fukyo», del Sutra dei Loto, quien apareció durante el Día Medio de un Buda llamado lonno, cuando el Budismo estaba declinando y monjes arrogantes ejercían gran autoridad. Este bodhisattva tenía gran respeto por todo aquel con quien se encontraba y le expresaba con sus palabras, alabanzas (más adelante, llamadas los veinticuatro caracteres del Sutra del Loto) que decían: «Los respeto profundamente. No me atrevería a despreciarlos ni a ser arrogante con ustedes, porque todos practicarán el camino del bodhisattva y, seguramente, lograrán la Budeidad». Por eso, se lo llamó bodhisattva Jofukyo (Jamás Despreciar). La gente se mofaba de él y lo atacaba con varas y piedras. Hacia el fin de su vida, escuchó acerca del Sutra del Loto, que había sido propagado por el Buda lonno y pudo abrazarlo, completamente, purificando así sus seis sentidos, y extender su existencia doscientos, diez mil, cien mil nayuta de años y predicar el Sutra del Loto a incontables millones de personas. Todos aquellos que al comienzo lo habían calumniado, lo siguieron y tuvieron fe en el sutra; pero, debido a sus ofensas cometidas en el pasado al haber albergado ira y rencor contra Fukyo, languidecieron en el infierno del sufrimiento incesante por mil kalpas. Por veinte millones de kalpas, jamás se encontraron con un Buda ni oyeron sobre la Ley o vieron a un monje. Con el tiempo, sin embargo, renacieron con el bodhisattva Fukyo, y él los convirtió al Sutra del Loto. En el capítulo «Fukyo», Shakyamuni manifestó que él mismo era el bodhisattva Fukyo en una existencia anterior. Nichiren Daishonin, a menudo, cita la historia del bodhisattva Fukyo para ilustrar el principio de manifestar la iluminación mediante la relación inversa (en japonés, gyakuen). (Argentina Seikyo Nro. 839 20/11/1997)

Fumbetsu kudoku, capítulo

Fumbetsu kudoku, capítulo

(Diferenciación de beneficios)

Capítulo decimoséptimo del Sutra del Loto En el capítulo decimosexto «Juryo», Shakyamuni habla de la magnitud inconcebible de tiempo que pasó desde su iluminación original; y, en el capítulo «Fumbetsu kudo ku», dice que todo aquel que haya escuchado la prédica del Buda acerca de su iluminación original ha obtenido un beneficio incalculable Sin embargo, los beneficio: difieren: el de algunos puede ser más profundo que el de otros, de ahí el nombre de capítulo. Cuando se analiza el Sutra del Loto, según las tres divisiones de la preparación, la revelación y la transmisión, la enseñanza de la revelación de la parte principal comienza con el segundo capítulo, «Hoben», y termina con la primera parte del capítulo «Fumbetsu kudoku»; y la enseñanza de la transmisión, que insta a la futura propagación del Sutra del Loto, comienza con la segunda parte. Esta última expone el beneficio insondable de abrazar y practicar el Sutra del Loto después de la muerte del Buda. Basándose en esta parte, T'ien t'ai formuló los cuatro niveles de la fe y los cinco pasos de la práctica en su Hokke Mongu. (Argentina Seikyo Nro. 845 20/01/1998)

Fumyo

Fumyo

(en sánscrito Shrutasoma)

1) También llamado Shudama o Shudasuma. Nombre del buda Shakyamuni cuando fue un rey, en una existencia anterior, comprometido con el paramita de la observación de los preceptos. Escrituras y tratados difieren, levemente, al respecto. Según el Daichido Ron, el rey Fumyo y otros noventa y nueve reyes (según otras fuentes, novecientos noventa y nueve reyes) fueron capturados por el rey Rokusoku (también llamado Hanzoku) y estuvieron a punto de ser asesinados. Por ello, el rey Fumyo se dirigió al monarca Rukusoku: «Cuando me sacaron de mi país, prometí hacer ofrendas a cierto monje. No es mi deseo evadir la muerte, pero es muy difícil soportar el incumplimiento de una promesa». El rey Rokusoku le concedió siete días de gracia, y el rey Fumyo regresó a su país. Ofreció su dádiva al monje, tal como lo había prometido, y cedió el trono a su hijo. Luego de haber proclamado a su gente que cumplir con las promesas era el precepto más importante, regresó junto al rey Rokusoku, tal como lo había jurado. Aquel quedó tan impresionado por la sinceridad del monarca, que no sólo le concedió la libertad a él, sino a los otros noventa y nueve reyes; luego, se convirtió al Budismo. 2) «Inteligencia universal». Nombre que Kaundinya y otros discípulos shomon llevarían cuando lograran la Budeidad, según el «Gohyaku Deshi Juki», capítulo octavo del Sutra del Loto. Shakyamuni predice que un grupo de quinientos arhats y otro de setecientos llegarían, en el futuro, a ser budas llamados Fumyo. (Argentina Seikyo Nro. 845 20/01/1998)

Funamori Yasaburo

Funamori Yasaburo

 Laico seguidor de Nichiren Daishonin y pescador en Kawana, en la península de Izu. Cuando el Daishonin fue exiliado a Izu en 1261 y abandonado en la playa de Kawana, Funamori Yasaburo y su esposa lo cobijaron y alimentaron por más de treinta días, hasta que aquél fue conducido a la residencia de lord lto Hachiro Zaemon. (Argentina Seikyo Nro. 845 20/01/1998)

Fusión de la realidad y la sabiduría

Fusión de la realidad y la sabiduría

La fusión de la realidad objetiva o la verdad de la naturaleza de Buda inherente a la propia vida y la sabiduría objetiva para comprender dicha verdad. La fusión es el logro de la Budeidad. T'ien t'ai trató este principio en su Hokke Mongu. Nichiren Daishonin definió la Ley subyacente a la fusión de la realidad y la sabiduría como Nam myoho renge kyo. É1 corporificó su propia iluminación la fusión de la realidad y la sabiduría en la forma del Gohonzon, el objeto de veneración. Con respecto a la práctica budista para las personas del Último Día de la Ley, realidad corresponde al Gohonzon, y sabiduría es la fe en el Gohonzon. Cuando uno invoca Nam myoho renge kyo con profunda fe en el objeto de veneración, fusiona su vida con el Gohonzon y logra la Budeidad. (Argentina Seikyo Nro. 848 20/02/1998)

Fuyo, Sutra

Fuyo, Sutra

(en sánscrito, Lalitavistara)

 Sutra de las innumerables acciones benevolentes. Biografía del buda Shakyamuni escrita desde el punto de vista de la tradición Mahayana. En esta obra, el Buda es descripto como un ser sublime que realiza maravillas sobrenaturales. “Acciones benevolentes” indica estos hechos milagrosos del Buda. Se describe su nacimiento, su renuncia a la vida secular, su despertar, la prédica que hizo de la Ley, etcétera, hasta su regreso a Kapilavastu. El Sutra Fuyo es una traducción realizada en 308 por Dharmaraksha en la dinastía Chin del Oeste. Otra traducción china de Lalitavistara, denominada Sutra Hoko Daishogon, data de 683 y fue efectuada por Divakara, de la dinastía T'ang. (Argentina Seikyo Nro. 848 20/02/1998)

Pagina de inicio  |   Contacto  |  © 2014  |  Powered by Rubycom
© Soka Gakkai Internacional de la República Dominicana. Todos los derechos reservados.