Síguenos!
Viviendo el Budismo

Pedro Familia

Monday, 06 October 2014

Actual Director General de la SGI-RD

Pedro Familia

TRIBUNA DOMINICANA SECCION EXPERIENCIA ABRIL 2010
"He podido salir victorioso gracias al poder del Gohonzon"

LLegué desde Guayabal, Azua, a la ciudad de Santo Domingo a la edad de 14 años con el deseo de trabajar y estudiar.

Haciendo múltiples trabajos y venciendo muchas dificul¬tades logré desarrollarme hasta convertirme en vendedor de una empresa de equipos industriales, en la cual económica¬mente me sentía estable. Siempre pensé que bastaba con ser responsable y trabajador para triunfar, pero debido a mi fuerte temperamento me disgusté con mi jefe y en el año 1989 renuncié del trabajo y decidí irme a vivir a los Estados Unidos ya que allá tenía una propuesta de trabajo, pero cuan¬do llegué las cosas no eran como pensaba y comenzaron los problemas.

En mi matrimonio los problemas eran continuos hasta que se agravaron tanto que mi esposa y yo llegamos a una separación total. Mi esposa y mi hijo se quedaron en New York, mientras yo, en enero de 1991, me trasladé a Puerto Rico para un nuevo trabajo que no funcionó, ya que a solo dos meses de iniciar en él me despidieron. Quedé solo, sin trabajo, ni familia, ni nadie que me pudiera ayudar.

Pasé varios días en los que sólo comía mangos de un árbol que había en el patio de la casa donde tenía alquilada una habitación y a veces una vecina me daba algo de comer. Fueron los días más angustiosos de mi vida, pero a la vez los agradezco porque en marzo de 1991 recibí una llamada de mi amigo Jaime Galva desde Santo Domingo, le comenté de la difícil situación por la que estaba atravesando en ese mo¬mento y este me dijo que invocara Nam-myojo-rengue-kyo y que mi vida iba a cambiar; le respondí que lo haría, pero la verdad tenía dudas de que fuera así.

02Ese mismo día comencé a invocar daimoku y tuve una noche inolvidable porque pude dormir tranquilamente, ya que tenía días sin poder dormir por todas las preocupaciones. Continúe invocando y en unos días conseguí trabajo. Mi con¬dición fue mejorando poco a poco, pero mi meta era volver a la República Dominicana a trabajar en el área industrial.

En 1992 recibí una oferta de mis antiguos empleadores para que volviera a trabajar con ellos. Acepté y regresé a mi país. Las ventas de la línea de productos que yo manejaba habían descendido en más de un 60%, pero con la fuerza de un daimoku determinante y con mucho esfuerzo logré que en tres meses las ventas se incrementaran en un 300%.

Mi esposa regresó también ese año y nos reconciliamos de nuevo y desde entonces tenemos un matrimonio estable con tres hijos.

En 1994 recibí Gohonzon y comencé reuniones de diá¬logo en mi casa las cuales mantuve hasta principios del año 2008. Actualmente las estamos realizando en un pequeño centro de reuniones Gakkai en mi empresa y se han expan¬dido hasta al interior del país. He podido transmitir esta ma¬ravillosa Ley Mística a varios miembros de mi familia, inclu¬yendo a mi padre, tres hermanos, varios primos y a muchas otras personas.

En 1993 la empresa decidió vender solo productos eléctricos y no vender las demás líneas incluyendo la que yo manejaba, esto me permitió asociarme con un hermano de mi esposa que quería hacer inversiones y así iniciamos un nuevo negocio el cual yo administraba. Los beneficios fueron buenos durante los dos primeros años, pero en 1995 mi cuñado decide que un primo de él comenzara a trabajar con nosotros en la parte financiera de la empresa, y este al ver los resultados positivos se interesa por la compañía y piensa que la única manera de él apropiarse del negocio era convenciendo a mi cuñado de que yo lo estaba estafando, lo cual nunca pudo demostrar ya que cada cosa que decía era falsa.

Pero dada esta situación el propietario decide vender el negocio y de inmediato su primo oferta su compra, pero sin tomar en cuenta que este tipo de negocio es una fran¬quicia con distribución exclusiva que otorga el fabricante en Estados Unidos. Al enterarse de la situación un gerente de la compañía matriz viene a Santo Domingo y hace investigacio-nes comprobando que el primo solo tenía interés de que yo no participara en el negocio, por lo que plantea que el dueño puede vender la empresa pero quedaría sin la distribución autorizada de la fábrica ya que me darían a mí la exclusividad por el buen trabajo realizado para vender sus productos.

Otra opción era venderme el negocio a mí ya que son productos muy técnicos y más difíciles de mercadear. Esta idea no me interesaba debido a los problemas que se habían creado, pero para que el hermano de mi esposa no perdiera su capital decidí aceptar. Llegamos a un acuerdo de pagarle un inicial menor, ya que yo no contaba con un capital holgado, y el resto del dinero en 24 meses. Firmamos un contrato y en este se me exigía que le fuera entregando el dinero mensual¬mente a su primo. Desde el año 1995 hasta el 1997 fue una época muy difícil ya que las cuotas eran muy altas y había que seguir cubriendo los costos de operación del negocio, pero, gracias a mi oración al Gohonzon pude salir triunfante.

Como nos orienta nuestro maestro, el Dr. Daisaku Ikeda, "la verdad y la justicia son como el sol, por más nubes que se interpongan en su trayecto, tarde o temprano brillará", por¬que resultó que el dinero que pagué del negocio a su primo él nunca se lo entregó al dueño y fue entonces cuando éste se dio cuenta quién era esta persona y así se demostró la verdad.

He tenido que enfrentar muchas situaciones difíciles como la crisis del 2003 y 2008 y otros tipos de problemas, pero de todos he podido salir victorioso, gracias al poder Go-honzon, a las orientaciones de Ikeda Sensei, a don Vinicio, a mi familia y a todos los miembros de la República Dominica¬na que siempre me han apoyado.

He recibido muchos beneficios en todos los aspectos, gracias a la práctica, pero el más importante es mi cambio como ser humano, pero sé que me falta mucho por mejorar y seguiré luchando para eso.
El compromiso con mi maestro es propagar la Ley Místi¬ca a la mayor cantidad de seres humanos que me sea posible y así cumplir con su deseo de concretar la paz mundial. En ese sentido seguiré luchando por el kosen-rufu de la Repú¬blica Dominicana y el mundo.

Tribuna Dominicana

  • Publicación agosto 2017
    Editorial del Presidente de la SGI, Daisaku Ikeda: Una invencible convergencia dedicada al bien mayor.
Pagina de inicio  |   Contacto  |  © 2014  |  Powered by Rubycom
© Soka Gakkai Internacional de la República Dominicana. Todos los derechos reservados.